Arancel y medidas importacion confecciones y calzado - Dec. 1744 y 1745, de 2016

MEDIDAS TOMADAS POR EL GOBIERNO NACIONAL CON LA EXPEDICIÓN DE LOS DECRETOS 1744 Y 1745 DE 2016

Lo primero que debe destacarse es que respecto de las medidas vigentes hasta el 1 de noviembre de 2016, estas nuevas medidas son totalmente diferentes, la primera de ellas contenida en el Decreto 1744 de 2016 referida solamente al tema arancelario,  mientras que el Decreto 1745 de 2016 se refiere a medidas de control para prevención del fraude aduanero, aunque ambos decretos se valen de umbrales determinados por capítulos, partidas o subpartidas, que no necesariamente son iguales en uno y otro.

El primer decreto acata el máximo Arancel permitido por la OMC de un 40% para los productos de los capítulos  61 y 62 del Arancel de Aduanas (prendas de vestir, complementos y accesorios) cuyo valor FOB en la importación sea igual o inferior a 10 USD por kilo bruto. Y acata tarifa de Arancel del 35% para calzado (partidas 64.01 a la 64.05)  cuyo valor FOB en la importación sea igual o inferior al umbral establecido por cada partida, y además para las capelladas de calzado de la subpartida 6406.10.00.00 establece también la tarifa de Arancel del 35% pero sólo cuando el valor FOB declarado sea igual o inferior a 5 USD por kilo bruto. Tales tarifas de Arancel rigen por un año, es decir hasta el día 2 de noviembre de 2017 y según manifestación del MinCit  mediante correo electrónico emitido por la Subdirección de Prácticas Comerciales “las disposiciones del Decreto 1744 no aplica a los TLCs.” y en tal sentido verificados los SIE DIAN el decreto no está afectando las preferencias arancelarias.

El Decreto 1745 de 2016  establece medidas de control para combatir la importación a precios ostensiblemente bajos con las implicaciones que ello sugiere, particularmente el fraude aduanero, para lo cual se vale del denominado “viacrucis” al que estarían sometidos los sujetos importadores (y por ende las Agencias de Aduana que actúen como sus declarantes en vigencia del Decreto 2685 de 1999) que importen o introduzcan a ZF confecciones y calzado a precios FOB iguales o menores a los umbrales establecidos para cada partida o subpartida prevista en el art. 3 del decreto. De tal denominado viacrucis vale la pena destacar:

  • Las medidas aplican respecto de mercancías procedentes u originarias de cualquier país, es decir no excepciona los TLC.
  • Se restringe el endoso en propiedad, pues el consignatario debe ser el mismo importador, lo cual aplica incluso en ZF (salvo para las capelladas, siempre y cuando se consignen a un usuario industrial de bienes o industrial de bienes y servicios).
  • Sugiere reporte automático del sujeto importador, al Sistema de Gestión del Riesgo.
  • Las medidas comprometen el presentar con no menos de un mes de anticipación a la llegada de la mercancía al TAN,  mediante el uso de un formato a disposición por la página web de la DIAN, de determinadas certificaciones, entre ellas, una expedida por la Agencia de Aduanas que actuará como declarante respecto de conocimiento del cliente y una manifestación del importador donde declara conocer que la Autoridad Aduanera tiene facultades para reportarlo ante Fiscalía y UIAF. Todos estos documentos incluyendo el formato se constituyen en documentos soporte de la declaración aduanera de importación, lo cual evidencia una adición tácita al art. 121 del Decreto 2685 de 1999. Ver art. 4.
  • Entendido que en todos los desaduanamientos se determinará inspección previa a levante (aforo), en todos los casos deberá asistir a la misma el representante legal u apoderado del sujeto importador (abogado con poder mediante escritura pública) y por parte de la Agencia de Aduanas un Agente de Aduanas vinculado ante la DIAN (nunca un Auxiliar).
  • Otorgamiento de una garantía específica (no aplica la global del UAP o ALTEX) en las condiciones establecidas en el art. 7, la cual entiéndase se otorgará con ocasión de la diligencia de inspección previa a levante (aforo) y sugiere su remisión a las áreas de Fiscalización para el respectivo estudio de valor.
  • Las mercancías encontradas en el control posterior embarcadas con posterioridad a la vigencia del decreto y sin el cumplimiento del mismo, serán aprehendidas, lo cual resulta en una nueva causal de aprehensión a más de las previstas y vigentes hoy de los artículos 502 del Decreto 2685 de 1999 y art. 550 del Decreto 390 de 2016.

La DIAN debe reglamentar la restricción por lugar de arribo, acerca de lo cual a la fecha aparece ya un proyecto de resolución en el cual limita la llegada de tales bienes solo por las aduanas de Buenaventura, Cartagena y Santa Marta.

Los presupuestos de entrada en vigencia del art. 11 infortunadamente no han resultado claros, pues respecto de mercancías embarcadas hacia Colombia a fecha 2 de noviembre de 2016 y con travesías de más de 20 días (lejano oriente), se puede pretermitir el  término de 20 días hábiles otorgado por el decreto para someter a modalidad de importación. 

Respecto de retos logísticos como consecuencia de las medidas y consecuencias por el incumplimiento de las mismas, debe anotarse:

 

  • Para poder cumplir con el reporte y acreditación de documentos con no menos de un mes de anticipación a la llegada de los bienes al TAN, las operaciones ameritan un control logístico especial que garantice su no embarque antes de …. ., así como el uso del modo de transporte que sugiera la restricción por lugar de arribo (Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla y pasos de fronteras terrestres, no se contemplan).
  • En caso de llegada de bienes por un lugar de arribo con restricción, entiéndase no se tipifica de inmediato causal de aprehensión alguna, por lo que la mercancía quedaría en término de permanencia en lugar de arribo para su reembarque. Por num. 1 del art. 140 del Decreto 390 de 2016 (vigente a la fecha por estar reglamentado en el art. 23 de la Res. 41 de 2016), en este caso el reembarque es obligatorio dentro del término de permanencia en lugar de arribo, so-pena de su decomiso directo (sobre viniente). Sin embargo aquí debe anotarse que el término de vigencia en lugar de arribo por Decreto 390, a la fecha no esta vigente, lo cual haría inaplicable el decomiso directo, salvo lo que interprete la DIAN.
  • En caso de embarques en los cuales se detecten productos no informados con el mes de anticipación, éstos quedaran en término de almacenamiento y avocados a su reembarque u abandono.
  • En caso de productos incluidos en la declaración tipo anticipada pero no informados con el mes de anticipación, y entendidas estas medidas como una restricción legal u administrativa, podría sobre venir causal de aprehensión.
  • Los sujetos importadores que por declarar precios iguales o inferiores a los umbrales sean objeto del denominado viacrucis, deberán ser conscientes de su reto logístico, del impacto reputacional y en gestión del riesgo, de las acciones de control posterior, y del impacto en investigaciones que pueden comprometer temas de lavado de activos y fraude aduanero (penal). A más de lo anterior, resultaría claro el impacto en pretendidas calificaciones de usuario de confianza u autorización de OEA y registros DIAN como Operador de Comercio Exterior.
  • Las Agencias de Aduana deben fortalecer sus sistemas de conocimiento del cliente, pues deberán certificar respecto del mismo con la connotación de documento soporte de la declaración aduanera de importación.