Como funcionan los Embarques LCL

En el transporte marítimo existen dos modalidades de envíos: FCL (por sus siglas en inglés Full container Load) o LCL (por sus siglas en inglés Less tan container Load) 

  • Full Container Load, o FCL. Se trata de los envíos que ocupan el contenedor completo. 
  • Less than Container Load, o LCL. Son los envíos que no ocupan todo el contenedor, por lo que viajan junto con las mercancías de otras empresas, compartiendo el espacio disponible. 

Como en los embarques LCL implican que distintas mercancías de diferentes propietarios viajan juntas en un contenedor, requieren una mejor preparación y coordinación para su consolidación teniendo en cuenta que son diferentes tipos de mercancías. 

En algunos servicios para los envíos LCL, encontramos una frecuencia fija, la cual puede ser semanal o quincenal, dependiendo del puerto de origen y destino, en ocasiones, estos servicios tienen que hacer trasbordo en algún punto de la ruta, pues no siempre se cuenta con servicios directos. 

Por otra parte también esta sujeta a la consolidación de carga, podría pasar que en rutas no tan frecuentes,  no se consolide suficiente mercancía y por ende se presente alguna afectación en las condiciones del servicio. Es por esto, que el tiempo operativo en un servicio LCL es un poco más amplio que un envío FCL, usualmente la mercancía debe llegar al almacén del consolidador con antelación, para que éste administre y gestione como va a hacerse la distribución adecuada de las diferentes mercancías en el contenedor. 

Una vez que el contenedor ha sido consolidado y preparado, es transportado al puerto de salida. La fecha límite para que los contenedores lleguen a puerto es de aproximadamente tres días antes de la salida del barco. Una vez que la carga ha llegado al puerto, es transferida a la naviera y luego enviada al puerto de destino, previa a la ruta acordada con antelación. Un factor importante que puede ocasionar un retraso es que cuando en la ruta se deba hacer una escala, podría ser que toca esperar más mercancía para completar el consolidado.  

Una vez llegué a puerto, inicia su proceso de nacionalización. En general, es el trámite regular de aduana, pero lo que sí podría suceder es que sufra retrasos mientras el consolidador descargue todas las mercancías del contenedor. Adicional, si se en cuenta algún error en la documentación en algunas de las mercancías, es posible que se presenten retrasos también, porque en aduana podrían detener todo el contenedor para su inspección. 

Aspectos a considerar 

Las mercancías a consolidar deben ser compatibles entre sí para que sean consolidadas en un mismo contenedor, y si no tienen un buen embalaje podrían sufrir daños durante el tránsito, si las otras mercancías no fueron embaladas correctamente. 

Es muy importante poder optimizar el espacio de un contenedor teniendo en cuenta tanto las necesidades del negocio como la naturaleza del producto, pues no siempre LCL significa que sea más económico dado que las condiciones de transporte son totalmente diferentes a si viaja en un contenedor completo. 

 

En nuestro canal de youtube tenemos un vídeo sobre este tema, el cual esperamos le pueda ayudar a aclarar dudas.