Ohigan es una costumbre que se desarrolló a partir del budismo y es una fecha especial en Japón.

En el día del equinoccio, como ya sabrá, la duración del día y la noche son aproximadamente iguales. Un equinoccio ocurre dos veces al año, en septiembre y marzo. En Japón, los siete días, desde tres días antes del equinoccio hasta tres días después, se denominan “O-Higan”, que es una de las costumbres budistas que se llevan a cabo incluso ahora. Las tradiciones budistas y espirituales de Japón son exclusivas del país.

Ohigan significa “la otra orilla”, y las familias rezan a sus antepasados pidiéndoles buena salud y éxito en el hogar y en el trabajo.

Durante el Ohigan, los budistas en Japón visitan los cementerios de su familia (Ohaka) para adorar en nombre de sus antepasados y parientes. Además, los japoneses siempre ofrecen flores, así como frutas y dulces.

La mayoría de los templos de Japón también celebran ceremonias de Ohigan durante los equinoccios de primavera y otoño para expresar gratitud por haber despertado a la sabiduría y la compasión.

Lirios araña rojos, llamados "higanbana" en japonés.

El tiempo de floración de esta flor es corto, pero coincidentemente florece durante el período Ohigan.